CASA ROCAFORT

En la parte más alta del Municipio, con vistas desde Moncada hasta el mar, encontramos esta vivienda, claro ejemplo de elegancia en la simplicidad.

La parcela, de forma sensiblemente cuadrada, se organiza en tres zonas claramente diferenciadas, en primer lugar la vivienda, en segundo lugar, la piscina enmarcada por terrazas y jardines, y por ultimo un aparcamiento descubierto en la entrada.

La vivienda, se resume en la superposición de dos bloques perpendiculares, recogiendo cada uno de ellos, de forma totalmente independiente, las zonas de día y de noche.

El bloque inferior, se ha orientado de forma que los huecos se abren al norte y al sur, garantizando así, tanto la entrada de luz a cualquier hora del día, como la correcta ventilación. Este cuerpo, alberga un gran salón comedor, con salidas amplias y directas a las terrazas y a la piscina, una cocina, totalmente conectada tanto con el jardín como con el porche, un  hall de gran altura libre, lo que proporciona sensación de amplitud, aseo de cortesía, y una habitación polivalente, que puede ser desde un estar, hasta un dormitorio de invitados.

La pieza que conforma la planta primera, se desarrolla en su orientación este – oeste, siendo la iluminación óptima para las estancias de noche. Se distribuye en cuatro dormitorios dobles, y tres baños, disponiendo el dormitorio principal de un gran vestidor. Toda la longitud de este cubo, se ha rasgado en  la fachada principal, mediante un balcón corrido, con vistas hasta el mar.

La superposición de ambos cuerpos, crea un gran porche que se abre directo a la piscina, siendo este, el corazón de la vivienda en los meses de verano.

En el exterior, las formas se tratan con suma simplicidad y rotundidad.

De la estética, cabe destacar que se ha trabajado toda la envolvente con monocapas blancos muy lisos, consiguiendo una limpieza exquisita de líneas.

Los grandes paños de mampostería, son los encargados de subrayar las líneas puras del edificio, viéndose estas enfatizadas además por la madera de IPE que viste los forjados exteriores.

La luz se erige como protagonista en el interior de la vivienda, bañando todas las estancias desde cualquier orientación, gracias a los grandes ventanales hasta el techo.

Las máximas en el interior, son una prolongación del exterior. Total neutralidad, aderezada con la calidez de un parquet de madera natural, carpinterías hasta el techo, y una iluminación estudiada de forma personalizada, que pone la guinda a los ambientes en las horas nocturnas.

En resumen la vivienda, está marcada por la personalidad del estudio de Hernandez Arquitectos, jugando con los volúmenes para optimizar el espacio a nivel funcional,  sin descuidar para ello el gusto exquisito en el interiorismo.

 

Mostrar Descripción
Volver
Uso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar navegando entendemos que se acepta nuestraPolítica de cookies.